04/11/2010 11:05 AM
Por: Administrador
Costa Rica se estremece con Green Day

Al norte de la capital costarricense, las paredes del estadio Ricardo Saprissa retumbaron durante 3 horas y media el pasado 29 de octubre, cuando miles de fanáticos corearon los 43 temas con los que, apasionadamente, la banda estadounidense Green …

Por primera vez, los (ya no tan) chicos de Berkeley pisaron el suelo de este país centroamericano para ofrecer el último concierto de su gira “21st Century Breakdown World Tour 2010”, iniciada el pasado 19 de mayo de 2009 en la ciudad de Nueva York.

A pesar de no haber llenado el estadio, la energía que transmitió la banda traspasó las barreras físicas y contagió a toda la ciudad con su potente y sólido sonido, que enloqueció a los presentes y los mantuvo en constante movimiento a lo largo de toda la presentación.

Veinticinco minutos antes de lo planeado, una sombra saltó al escenario al tiempo que empezaron a sonar los acordes de “21st Century Breakdown”. Billy Joe Armstrong, completamente de negro, descargó la fuerza de su guitarra junto al poder de la batería de Tré Cool y el oscuro sonido del bajo de Mike Dirnt para dar inicio a una apoteósica muestra del excelente punk-rock que ha caracterizado a estos californianos desde sus comienzos.

Un juego de luces, explosiones y un fondo de rascacielos acompañó a los artistas durante los primeros minutos de su presentación. El saludo de Billy Joe, “Pura vida, Costa Rica”, desató una ola de gritos y saltos de una multitud sedienta de buena música, que recibió con la misma emoción las notas del segundo tema de la noche, “Know your Enemy”, durante el cual Billy lució una bandera de Costa Rica con el logo de la banda e invitó al primer fanático de la noche a cantar abrazado a él.

El vocalista agradeció la inmediata conexión del público y añadió que para Green Day era un honor compartir con ellos este último concierto, alegando que “siempre guardamos lo mejor para el final”. Una vez más, locura colectiva en San José.

“East Jesus Nowhere”, “Holiday”, “Nice Guys Finish Last” y “Give Me Novacaine” siguieron la celebración. Tré Cool se levantó de su trono musical y comenzó a grabar con su cámara al público, que enloquecido y feliz continuaba cantando junto a sus ídolos,.

Más éxitos: “Letterbomb”, “Are We The Waiting”, “St. Jimmy”, “Boulevard Of Broken Dreams”, “Burnout”, “Geek Stink Breath”… Más fanáticos compartiendo el escenario, más buena energía creando una atmósfera de complicidad entre el público y los californianos.

Los más grandes hits de “American Idiot” y “21st Century Breakdown” aparecieron durante la primera parte, junto a algunos clásicos como “Geek Stink Breath”, “Christie Road” y “2000 Light Years Away”, mientras la banda invitaba a los asistentes a pedir canciones para complacerlos.

“Voy a cantar toda la noche”, aseguró el líder, que continuó dejando el alma y la voz en temas como “Hitchin' a Ride”, “When I Come Around”, un mix de covers de los más grandes del rock, que paseó por “Iron Man”, “Rock n' Roll”, “Shout at the Devil”, “Sweet Child o' Mine”, “Highway to Hell”, “Ain't Talkin' About Love”, “Eruption”, “Jaded”, “Shout”, “Break On Through”, “Satisfaction” y “Hey Jude”, al cual le siguieron sus propios éxitos “Longview”, “Knowledge” y “Basket Case”.

El público continuó vibrando con “She”, “King for a Day”, “21 Guns” y al despedirse con la recordada “Minority”, el estadio parecía caerse.

Sin embargo, era sólo una pausa momentánea, pues inmediatamente volvieron a saltar al escenario con “American Idiot” y “Jesus of Suburbia”, desatando una vez más las pasiones entre un público que, aún sin creer lo que había presenciado hasta el momento, coreaba frenético los éxitos de la banda.

Billie Joe cantó sin desfallecer, la batería de Tré Cool retumbó y las ondas del bajo de Mike Dirnt pasearon por el espacio despertando con cada acorde la energía de un público que no tuvo un solo segundo de decaimiento, y que disfrutó de un cierre acústico con las canciones “Whatsername”, “Wake Me Up When September Ends” y la balada “Good Riddance (Time of Your Life)”. Poco a poco las luces fueron desapareciendo y la banda comenzó a desdibujarse en el escenario, dejando en el alma de los asistentes la estridencia de uno de los mejores conciertos presenciados en mucho tiempo.








Suscribirse a mi canal en YouTube
Follow Me on Pinterest
Instagram