03/12/2010 5:38 PM
Por: Administrador
Rammstein: fogosidad pura en Chile

La explosiva banda alemana compartió con el público chileno durante casi dos horas del más puro rock.

El Estadio Bicentenario de La Florida, en Chile, ardió el pasado 25 de noviembre cuando los alemanes de Rammstein descargaron su poderosa pasión rockera ante una enardecida multitud de más de 20 mil personas.

Las polémicas letras y estruendosos acordes de esta exitosa banda, que por primera vez se escuchaban en vivo en esas tierras sureñas, fueron acompañados de principio a fin por el enormísimo grupo de fanáticos que, incesantemente, celebraba finalmente la llegada de sus ídolos.

Kanatran, una agrupación local, fue la encargada de precalentar al ansioso público con su fusión de metal con sintetizadores.

Momentos después de que los chilenos dejaron el escenario, se escuchó una potente intro al tiempo que se desplegaba un gigantesco tricolor alemán y la profunda voz de Till Lindemann, literalmente iluminada, calaba en cada rincón del Bicentenario, penetrando el desbordado corazón de cada uno de los asistentes con el tema “Rammlied”, que se desprende de su último álbum, Liebe ist für alle, publicado en 2009 y que da nombre a esta gira que los trajo a Latinoamérica.

Las guitarras de Richard Z. Kruspe y Paul H. Landers continuaron elevando los niveles de adrenalina con “Bückstabü”, “Waidmanns Heil”, “Keine Lust”, “Weisses Fleisch”, “Feuer Frei” y “Wiener Blut”, piezas que fueron tremendamente ovacionadas por el público no sólo por los temas en sí, sino por la impactante pirotecnia que se exhibió.

“Oh No (Fruling in Paris)” es un descanso para el público con su sonido acústico, pero luego vuelve la excitación con “Mein Teil”, cuya temática permitió hacer un pequeño stand up donde Till, ataviado con un traje de carnicero, prende con un lanzallamas al tecladista Christian “Flake” Lorenz. No se asusten, Flake escapa sano y salvo.

Continuaron los temas y los fuegos artificiales, hasta que llegó el turno de uno de los himnos de la agrupación: “Du hast”, coreada a la perfección por los espectadores. Finalmente, “Pussy” cerró con una actuación poco convencional y la primera despedida del vocalista en perfecto español.

Poco después, tras un set de inagotables aplausos y gritos de la multitud, Rammstein vuelve a tarima para interpretar dos encores, la primera vez con “Sonne” y “Haifisch”, tema que desgarro las gargantas de los presentes puesto que Flake se lanzó al público con un bote inflable que rápidamente se inundó de banderas chilenas.

El segundo encore, que cerró finalmente el concierto, se destacó por la interpretación de “Te Quiero Puta”, la única canción que los alemanes interpretan en español y que acompañaron con las fanáticas a las que invitaron a subir al escenario.

Un show impactante, tanto por la exhibición de fuegos, como por la actuación de cada uno de los integrantes del grupo, quedará en la memoria de los chilenos por muchos años.








Suscribirse a mi canal en YouTube
Follow Me on Pinterest
Instagram