17/01/2011 4:44 PM
Por: Administrador
Talento nuevo sorprendió en el Soul Summer Festival

Mayer Hawthorne y Janelle Monáe deslumbraron al público en São Paulo con sus poderosas voces en este importante festival, mientras que Amy Winehouse dejó una extraña sensación en el

Fueron tres las atracciones principales que enloquecieron a los presentes durante la primera edición del “Summer Soul Festival” de São Paulo el pasado sábado 15 de enero.

Las potentes voces de la británica Amy Winehouse y los norteamericanos Mayer Hawthorne y Janelle Monáe se desbordaron en el Arena Anhembi ante alrededor de 30 mil fascinados espectadores, que corearon todos los temas interpretados por estos tres representantes del soul.

Hawthorne se gana al público paulista

Sobre las 8:30 de la noche, tras la amenización de los locales Miranda Kassin, André Frateschi, y la banda Instituto, Mayer Hawthorne subió al escenario del festival con su particular sonido, que recuerda a los mejores intérpretes de la música negra de los años 60 con un toque moderno y especial que lo hace completamente distinto.

A pesar de que al principio el intérprete de "When I Said Goodbye" se encontró con un público algo desinteresado, logró ganárselo con su música, especialmente cuando presentó las versiones en vivo de su más reciente material “A Strange Arrangement”.  

Hawthorne se mostró seguro y amigable durante el concierto, tomó algunas fotos del público con las manos levantadas y estableció una bonita conexión que poco a poco fue creciendo con sus temas "Maybe So Maybe No" y "Your Easy Lovin' Ain't Pleasin' Nothin'" y su versión de "Beautiful", de Snoop Dog.

Janelle: la gran sorpresa de la velada

Poco más de una hora después, la tarima oscurecida recibía a Janelle Monáe cubierta con una capa negra. Al ritmo de los aplausos del público y el sonido de “Dance Or Die”, la joven cantante de 25 años salió a la luz y comenzó su despliegue vocal que impactó a todos los presentes.

En tan sólo una hora la intérprete de “Many Moons” demostró su enorme talento, y su espectacular actuación dejó a una excelente impresión en cada uno de los asistentes. Bailando sin parar y cantando desde su alma, Janelle se adueñó de la velada con las canciones de su único álbum de estudio hasta el momento, “The ArchAndroid (Suites II and III), y su dulce versión de “Smile”, de Chales Chaplin.

"Faster", "Cold War" y "Tightrope" emocionaron aún más al extasiado público, que se unió a la artista para cantar "Come Alive" y así despedir su magistral actuación.

Amy Winehouse, sin pena ni gloria

Finalmente toco el turno a la tan esperada Amy Winehouse. Para el momento en que Janelle dejó la tarima, no cabía ya un alma en la Arena. Poco después de las 11:30 de la noche empiezan a escucharse los primeros acordes de Shimmy Shimmy Koko Bop y el público enloquece.

Amy hace una sencilla entrada, apenas notada por la fuerza de su voz, en un elegante vestido azul marino con detalles blancos. El público esperaba una aparición apoteósica de la artista tras su larga desaparición de los escenarios, sin embargo debieron conformarse con la inexpresiva llegada de la británica.

"Back to Black" y "Tears Dry on Their Own" continuaron el show, que transcurría en medio de una sensación de estupefacción y expectación. A medida que cantaba, Amy comenzó a beber de una taza que subió al escenario, lo que emocionó a los asistentes que pensaban que en cualquier momento haría un explosivo cambio para encender el show.

Sin embargo, no fue así. Winehouse continuó interpretando sus mejores temas de manera dispersa y sin gran emoción, aunque su desempeño vocal fue impecable y trató de conectarse con el público saludándolos en un tímido portugués.

La audiencia, igualmente emocionada, acompañó a la joven inglesa durante sus interpretaciones de "Valerie", "Boulevard of Broken Dreams" y "Rehab". La banda hizo un excelente trabajo. Amy salió del escenario por un momento para dar paso a su corista, Zalon, que cantó dos de sus temas antes de que la controversial cantante regresara para cerrar con "Love is a Losing Game" y "Me and Mr. Jones".

Amy, sin duda, no fue lo que la gente esperaba, pero tampoco dejó mal sabor en la boca de los asistentes. Su actuación fue sencilla, se dedicó a demostrar que sigue siendo una de las voces más talentosas del soul y que poco a poco está regresando a la escena musical.








Suscribirse a mi canal en YouTube
Follow Me on Pinterest
Instagram