13/09/2012 8:16 PM
Por: Administrador
Entre nostálgicos aplausos se despidió de Venezuela el rey de la ranchera

Don Chente dijo adiós a los escenarios con su tour "La Despedida" entre el calor de miles de venezolanos. 

Venezuela fue uno de los afortunados países en ser parte de esta, la última gira de Vicente Fernández, quien se despide de los escenarios no sin antes cantar con fervor a su público querido.

San Cristóbal fue el  primero en recibir al intérprete, quien no escatimó con el repertorio y así poder compartir una velada extraordinaria sin dejar tema alguno por fuera.

La velada en la capital comenzó con la puesta en escena de Treenors, agrupación venezolana de pop lírico que ha sorprendido en la escena musical con esta  increíble propuesta. El cuarteto logró cautivar al público con la calidez y potencia de sus voces cancón tras canción.

Sus intérpretes: Carlos Vallenilla, tenor dramático; Alex Ruiz, tenor lirico ligero; Johnny Sandoval tenor lirico y Miguel Guzmán, cantante pop, contaron con la aprobación total de los miles de asistentes que disfrutaron del talento nacional que dio apertura a la majestuosa velada.

Antes del padre, Vicente Fernández Jr. visitó el escenario para cantar algunas rancheras y boleros al público venezolano mientras se proyectaban imágenes junto a su padre y hermanos.

“Ustedes le abrieron las puertas y el corazón a mi padre cuando los visitó en el 72, y hoy espero que también me regalen un pedacito a mí”, exclamó el Potrillo. La bienvenida fue calurosa y el ambiente se tornó perfecto para recibir al ícono de la música ranchera.

El sonar de las trompetas marcó en Caracas la majestuosa entrada de Don Chente al escenario, quien de inmediato fue recibido por miles de fanáticos que colmaron el campo de fútbol de la Universidad Simón Bolívar.

Entre aplausos, el rey de la ranchera, comenzó a interpretar “Borracho Te Recuerdo”, uno de los temas que lo ha acompañado en sus 45 años de carrera artística. La admiración emanaba del público quien aupó a Vicente con palabras de cariño y algunos hasta derramaron lágrimas al ver en vivo y directo a uno de los exponentes más importantes de la música latina.

El rey de la ranchera se dirigió al público expresando su cariño y alegría de poder compartir con su gente. Exclamó que “mientras ustedes aplaudan, su Chente les seguirá cantando”. Augurando así una extraordinaria velada.

El mexicano entonó, dentro de su repertorio, sus grandes éxitos y nuevos temas que fueron coreados por todas las almas presentes en el campo de fútbol. Los venezolanos disfrutaron en vivo de temas como “Me voy a quitar de en medio” “Un millón de primaveras”, “Estos celos”, “Por tu maldito amor”, “La diferencia”, “La derrota”, “Lástima que seas ajena”, canciones que el público esperaba escuchar con ansias y fue complacido en su totalidad.

Ataviado del emblemático traje de charro, Vicente Fernández, proyectó su inconfundible voz a lo largo y ancho del campo de fútbol dejando extasiados a todos sus fanáticos. Entre el público se preciaban banderas de Venezuela y México, sombreros de charro y el entusiasmo de quienes eran afortunados de ver, por última vez, a Don Chente. 

Con nostalgia se escucharon los temas “Último Beso”, “Sublime Mujer” y "Nos Estorbó la Ropa" arropados de la hermosa noche caraqueña. Y es que con las despedidas vienen los recuerdos dulces y amargos de todas las experiencias vividas. Más de cuatro décadas de carrera llenas de lírica, poesía y rancheras.

Vicente Fernández hijo regresó al escenario para interpretar junto a su padre el tema “Vamos a Cuidarla Más”, extraído del disco “Los Dos Vicentes”. Sin duda uno de los momentos más emotivos de la noche, en la que Don Chente cantó junto al mayor de sus potrillos, dos generaciones celebrando lo mejor de la música en familia. 

Como regalo, Vicente interpretó el “Alma Llanera” haciendo alarde de su recia voz acompañado de los miles de asistentes quienes, llenos de orgullo, corearon y disfrutaron de este tema emblema del folklore venezolano. Y es que el rey de la ranchera ha manifestado su admiración y aprecio por la música típica del país tricolor a quien siente como una nación hermana.

“Yo No Me Arrepiento”, “Bohemio de Afición”, “Yo No Me Arrepiento”, “Acá entre Nos” y “Gracias” se sumaron al nutrido repertorio que complació al más asiduo admirador a quienes dedicó esta última canción. 

Sin descanso, el interprete continuó su noche de serenatas con los clásicos: “Me Cansé de Rogarle”, “El Chofer”, “Cruz de Olvido”, “Una Noche como Esta”, “Tragedia del Vaquero” y “Mujeres Divinas”. Su banda de músicos lo acompañó a lo largo de la jornada sumando el toque para la perfección en escena de un astro musical de tan alto nivel.

"De Qué Manera te Olvido" sirvió de soundtrack para esta nostálgica velada y fue coreada al unísono por cada alma presente en Caracas. Le siguió uno de los temas más esperados de la noche en el que Vicente afirmó "...de Venezuela soy el rey", y así entonó "Llorar y Llorar".

Un artista integral, dedicado a promover la música ranchera a nivel internacional, incursionando además en el mundo del cine, se despidió así de los escenarios venezolanos con nostalgia pero lleno de cariño y agradecido con su público que no dejó de aplaudir para estar un rato más con su ídolo.

Don Chente dice adiós en tarima, pero su legado queda por siempre en la memoria de las generaciones que lo escucharon. Orgullo latino con proyección internacional. Por siempre el rey de la ranchera, ¡Vicente Fernández!








Suscribirse a mi canal en YouTube
Follow Me on Pinterest
Instagram