11/03/2014 10:24 AM
Por: Administrador
Jack Johnson, una cátedra ambiental y escénica en Paraguay

Continuando la gira que lo llevará a Brasil. 

El músico hawaiano Jack Johnson dio una cátedra ambiental y escénica en su primer concierto en Paraguay, donde supo compartir con sus seguidores lo que sabe acerca del cuidado de la naturaleza, y también los entretuvo con música, en una noche amena y cálida, pero por los sentimientos plasmados.

"Esta canción está dedicada a la luna, las estrellas y la lluvia que no llegó" anuncia, y el público responde alegre. Entonces, se escuchan gritos y silbidos, y comienza "Constellations", en la segunda mitad de la noche. Todos se mueven relajados, y la atmósfera se muestra imperturbable.

Es que el concierto ofrecido este lunes por Jack Johnson en el Court Central del Yacht y Golf Club paraguayo se caracterizó por su atractivo: Una puesta amena, con toda una variedad de emociones, ritmos y sentimientos, algunos explorados en su disco "From Here To Now To You" (2013), quizá el más personal de todos sus trabajos.

Además, la organización Paraguay Potí, a pedido de Johnson, participó con un stand para dar a conocer su labor en el ámbito del reciclaje. Se habilitaron dispensadores de agua gratis y a esto se unió la organización Viadedo, que promueve el Carpooling.

Por su parte, los músicos, Merlo Podlewski (bajo), Adam Topol (batería) y Zach Gill (piano), se destacaron por sus colaboraciones. Y así también Johnson, por su manejo en escena y la comunicación que lidera a la hora de acoplarse y buscar el apoyo de sus compañeros.

El tecladista comenzó a socializar tras "Sitting, Waiting, Wishing", revelando sus dotes en el teclado, que acompañan fielmente a las canciones de Johnson. Algunas de manera modesta, otras como protagonista.

En "Holes to Heaven", la guitarra de Jack acompaña también con modestia, pero se lleva consigo toda la atención allá por el final. Esto fue lo que sucedió durante todos los solos, tanto los de Johnson como los del tecladista y también del bajista Podlewski, quien canta rap ya casi al final de "Staple it Toghether".

Zach Gill sube encima de su silla y comienza a bailar al ritmo de "Bubble Toes", seguido por su pegadizo coro entre el público. Ambos, tanto Johnson como el tecladista saben lo que hacen, y la comunicación es constante. Tras instalarla, temas como "If I Had Eyes" y "You and Your Heart" se escuchan perfectas.

Así es también con su público, a quienes habla de manera sobria y sin darse un descanso prolongado. "Esta es una dedicada a los niños", indica y suena "Upside Down", banda sonora de la película animada "Curious George".

El cantante presenta a todos sus músicos, tras diez temas presentados de manera corrida. Entonces, comienza "Wasting Time", que es un tema que desafía a las cuestiones existenciales en donde nos preguntamos si vale la pena "perder" el tiempo con alguna persona no correspondida. Es además una invitación a vivir la vida sin pensar en los demás. El cantante se permite unos solos durante los últimos minutos, y los presenta con dominio.

Después, la Orquesta H2O se presenta en el escenario. Se ubican y tocan junto al hawaiano la movida "Mudfootball", que de cierta forma es perfecta para ser acompañada por una orquesta de estas características.

Antes, este conjunto había interpretado algunos temas como Hit The Road (Ray Charles) y I Just Want To Make Love To You (Muddy Waters), entre otros. Contaron con el apoyo del dúo Purahéi Soul compuesto por Jenni Hicks y Miguel Narváez, y el guitarrista de Salamandra Willy Chávez, quien junto a Jack tocó brevemente la guitarra con su lengua, como es habitual.

Johnson, y comienza "Breakdown". Para este momento nos transportamos a una playa y se escuchan los silbidos del cantante. A Jack Johnson le gustan mucho las olas y la música suave, o eso es lo que nos transmite en escena, con un look despreocupado, sencillo pero adecuado para una ocasión como esta, en la que su música es protagonista.

Algo lo que hace en su música tiene reminiscencias de la obra de Joan Baez, reconocida cantante de folk estadounidense que comenzó su carrera en los años sesenta.

Cuando el cantante interpreta "I Got You", mantiene el tono de voz al punto adecuado, sin abusarla pero manteniéndola rítmicamente firme. Eso y la popularidad de sus siguientes melodías hacen que la noche se vuelva aún más agradable.

  

"Banana Pancakes", "Shot Rever Shot" y un cover de Los Ramones (I wanna be your boyfriend) suenan seguidamente acompañadas del público que se conoce una buena mayoría de temas y lo demuestra con entusiasmo cantando.

Del quinto álbum recuerda "At or whit me", con un solo de guitarra, un tecladista inquieto y el público que envuelve al Yacht con coros. Luego llega el actuado final, con "Good People" y el agradecimiento del cantante a sus seguidores. Todos los músicos bajan del escenario pero el público pide más.

El concierto termina tras la vuelta de Johnson, que toma de nuevo la acústica y sigue con "Do You Remember", "Home" y "Better Together", en donde lo acompañan sus músicos. 

Casi dos horas de show, y más de veinte melodías relajantes formaron parte de la cátedra escénica y ambiental que el hawaiano logró dar en su primer concierto en el país, donde no faltó la frase: "Rohayhu Paraguay".

Fuente: ULTIMAHORA.COM








Suscribirse a mi canal en YouTube
Follow Me on Pinterest
Instagram